dilluns, 20 de març de 2017

hábitos


le habité por hambre 
de todos los almendros
nutridos en su sangre

le habité...
por fragmentarle  solo
el brazo de la araña
apresada en su odio

le habité desde mi soledad
hasta  ese delirio de latigar pleno
toda la sombra
desordenada de su cuerpo

y solo por el hábito... constante
de un deseo grande,
fue sencillo erosionar...
morder este acero
postergado en carne


ophelia riu (carmina ral)