dilluns, 14 d’agost de 2017

mirar hacia otro lado...



mirar hacia otro lado...
más allá del púrpura meandro
que atraviesa la mano,
mirar... sin querer ver la nervadura
en la médula sabia
que recorre el pasado,

para desasir el desierto fronterizo
sobre el que descanso
no me basta ya ser poeta de paso
  prolongando amar
todo aquello que se va apagando

sino en mi dentro, sostener,
que existe el pacto
entre la tormenta ingenua de verano
y el agrio soslayo del que observa el ocaso
esperando paciente...
lluvia de sapos

ophelia riu(carmina ral)

 

dissabte, 5 d’agost de 2017

tengo miedo...



tengo miedo...
de este bosque que fabrica espino,

tengo miedo...
del luthier triste
que entre sus tallos busca
 la estirpe del violín herido

de saber que soy llama
que se expande y... quemo
más no distingo
la mecánica ígnea
que esclarece el fuego,

de la ceguera del cisne
en los zarzales

tengo miedo...


ophelia riu (carmina ral)
 

dimecres, 2 d’agost de 2017

volver a mi...




volver a mi...
desnuda
como vuelve, indefenso,
el anzuelo sin captura,
mendigando...
el modo de  internarme
en el tono de un diapasón
sabedor de su atonía,

volver a mi...
desde el suave embate
de la roca en la herida,

absorta aún
en la inhabitable claridad
albina
con que amanece el día...

ophelia riu (carmina ral) 


divendres, 7 de juliol de 2017

ansías escribir...



ansías escribir el  Sol disminuyendo...
que el fervor lo distinga para siempre
de ese astro de  otro tiempo,
            inventas para ti lo no vivido...
con arrogancia fingida ante el espejo,

- pero no hay beso chispeante...
bajo la  perenne  glorieta del estio -

una vez capturado el asombro
en la núbil mirada de unicornio
no te engañes :
ante el nacionalismo opaco de la melancolía,
solamente callamos,
esperando... la vida

ophelia riu (carmina ral)
 

dilluns, 3 de juliol de 2017

con la lejana humanidad...




con la lejana humanidad de lo ajeno
he querido proveerme...
hacer acopio para el frio invierno,
ser una hoja distinta en cada árbol,
vestirme de su savia ante el espejo,
con líquenes caducifolios estremecer
cada uno de los recodos del bosque entreabierto,
recuperar ...
el rastro hechizado
de la cálida brisa rozando mi cuerpo,
 
he querido voraz, presentir la siega
sobre la piel invidente,muda...
como un dolor de rocío en herida abierta,
 
pero... una vez podada de la fruta madura
solo he hallado el reflejo
de una mujer 
blanca y desnuda
que pregunta...
 ophelia riu(carmina ral)